plaza setefilla e iglesia asunción


Volver

Uno de los rincones más bellos de la población donde esta recoleta plaza sirve de marco a la Iglesia Mayor de la localidad Edificio gótico-mudéjar cuya construcción se inició en el siglo XV, finalizando su última reforma en el siglo XIX, etapa en la cual se construye la actual Torre, signo emblemático de la localidad.


Antigua sede del Priorato de Lora, la iglesia es un edificio gótico-mudéjar de tipo sevillano. La construcción del templo fue comenzada en la segunda mitad del siglo XV sobre antigua mezquita, prolongándose durante el siglo XVI. A partir de 1879 sufrió importantes obras, que afectaron al cuerpo de la iglesia. Resultado de ellas fueron la incorporación de algunas capillas y finalización de la torre.


El retablo mayor procede del convento de la Merced y puede fecharse a mediados del siglo XVIII, siendo modernas las imágenes que en él se sitúan. El retablo colateral izquierdo, que estuvo dedicado a San Bartolomé, es obra de hacia 1630.
Las portadas están realizadas en ladrillo limpio y se decoran con baquetones, lacerías, ménsulas y almenas. A los pies se levanta una esbelta torre formada por varios cuerpos y rematada por un capitel.


Su interior guarda apreciables obras de escultura, pintura y orfebrería. En la capilla sacramental existe un interesante tríptico con pinturas que representan a la Virgen de la Antigua, el abrazo místico de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada y a los donantes. En la capilla de la Virgen de Setefilla existen dos lienzos, uno con el éxtasis de Santa Teresa y otro con un santo en una batalla, fechadas a finales del siglo XVII. Contemporáneas de estas pinturas son las esculturas de San José y San Antonio de Padua que se sitúan en la siguiente capilla.


La parroquia conserva una excelente colección de orfebrería, que comprende desde la época medieval hasta nuestros días. La pieza más antigua es un incensario de plata de estructura arquitectónica y base estrechada, fechable a mediados del siglo XV. Otras obras de interés son un cáliz de plata dorada, del último tercio del XVI; una cruz parroquial con decoración de grutescos; una custodia procesional, con templete central de columnas corintias, medallones con escenas de la vida del Bautista, Cristo y San Juan.


Sin duda el símbolo más característico de Lora del Río es su torre, de estilo mudéjar, levantada en 1889, mismo año que en que fuera construida también la Torre Eiffel de París. Lora contaba en aquel momento con una gran riqueza económica, tras recuperarse de la crisis del s. XIX. El sacerdote de la época aprovechó esta situación de los hacendados loreños para financiar entonces la construcción de esta torre demoliendo una más antigua que había en el actual archivo municipal y que se podía ser del s. XVI o incluso anterior.