plaza y ermita de santa ana


Volver

 

Centro neurálgico de la población, donde se encuentra esta antigua ermita reconvertida en edificio cultural actual Biblioteca Pública Municipal y Archivo Histórico municipales.

Se piensa que es una construcción del siglo XVII, concretamente de su segunda mitad, pues así hace pensar su fábrica de ladrillo enfoscado, típico de la época, su planta de una sola nave rectangular, con cabecera recta, y su artesonado, como la cubierta de madera del techo, elemento heredado de la tradición mudéjar, elaborado a base de madera de Flandes.

Lo que fue, en su día, presbiterio de la ermita (capilla mayor), también estuvo cubierto con artesonado de madera de semejantes características que el que aún existe hoy (sala de lectura de adultos), La ermita de Santa Ana estuvo, desde sus orígenes, muy relacionada con el culto a la Virgen de Setefilla en las idas y venidas que hacía al pueblo; a día de hoy, aún conserva la tradición de que la campana de su espadaña es la que reúne a la gente para solicitar la venida de la Virgen.

En esta fachada existen elementos decorativos que conservan gran parecido con los que hay en la iglesia de Ntro. Padre Jesús, por lo que es posible que Diego Antonio Díaz, constructor de la ermita del Llano, participara en la reforma barroca de la ermita de Santa Ana. La ermita de Santa Ana siguió abierta al culto hasta casi finales de siglo XIX, posiblemente hasta la revolución de 1868, si bien hasta 1928 no aparece inventariada como propiedad municipal. No obstante, en 1897 había dejado ya de ser ermita, convirtiéndose en escuela.

Hacia 1932-33 se pretendía hacer de esta escuela un lugar más moderno para la enseñanza, por lo que se proyecto una amplia reforma, que sólo se llevó a cabo en parte; se cerró la puerta lateral que existía en la calle Roda Arriba y, en su lugar, se abrieron dos ventanas.

La puerta principal de la ermita ya se había convertido en ventana, desde mucho antes. La mayor transformación del edificio se produjo en 1974, cuando se concibió la idea de convertir la escuela de Santa Ana, antigua ermita, en Biblioteca Pública Municipal. La reforma la llevó a cabo el arquitecto Cipriano Gómez Pérez.